en español / Ψηφίσματα/Μηνύματα συμπαράστασης

¡En honor a las vidas que honran a la vida! En honor a Berta Cáceres

La noticia de que Berta Cáceres, líder del Consejo de Pueblos Indígenas de Honduras, fue encontrada muerta, abarrotada con dos tiros en la cabeza por asaltantes en su propia casa, ha despertado memorias tristes y familiares en nuestro corazón, aquí en Calcídica, Grecia. Familiares, porque nuestro pueblo ha experimentado represión extrema y asaltos violentos en las casas de los que resisten en esta lucha larga contra los planes extractivos de Eldorado Gold. Triste, porque nos damos cuenta de que las fuerzas de la destrucción y la muerte no dudan en sacrificar vidas humanas en aras del «crecimiento» frenético. Hay inversiones a cualquier coste en Grecia, en Honduras y en muchos otros sitios en todo el mundo que se están sacrificando en el momento actual. Nosotros y nosotras luchamos contra esta lógica. Tal vez la dureza con la cual nos tratan es distinta según el continente del planeta en que habitamos, sin embargo el mensaje de las transnacionales y de los políticos que sirven a sus intereses es común para todos: cualquiera que se interponga en nuestro camino encontrará un final trágico.

Irónicamente, el asalto mortal en la casa de la activista tuvo lugar el 3 de marzo, el amanecer del día de su cumpleaños. Por lo tanto, hay que rendir honor a la vida de Berta Cáceres. Rendir honor a toda lucha de la vida contra la lógica mortal de las ganancias por encima de las vidas humanas y la vida de un pueblo; rendir honor a las voces que no callan y luchan por su tierra. Nosotros y nosotras, los y las habitantes de Calcídica en lucha nos unimos a la justa rabia de los y las que luchan en Honduras, que no se rinden y no aceptan la apisonadora de lo que hoy en día se considera «legal y aceptable». Esta amenaza tiene rostro y tiene rasgos – el rostro de los que promueven la destrucción de los recursos naturales comunes para el beneficio de unos pocos, y los rasgos asesinos de los que sacrifican lugares y personas que se interponen en su camino.

Desde Skouries hasta Honduras:
¡No permitimos ningún sacrificio en aras de las ganancias efímeras!
¡No aceptamos la aniquilación violenta de ningún ser humano!
¡Honor a las vidas que honran a la vida!

La coordinadora de Ierissos contra la minería de oro